Primeros de abril. Tan solo unos cuantos días atrás el invierno nos ha dicho adiós para dar entrada a la primavera. No es una tarde especialmente calurosa, de hecho aún tendremos que llevar el abrigo sobre nuestras espaldas, pero el brillo de los rayos de esa estrella tan preciada y los campos en flor nos auguran el adiós de tiempos grises y lluviosos para dar la bienvenida a otros mucho más alegres y coloridos. Es esta, también, la estación elegida por nuestras pequeñas amigas las aves para comenzar los preparativos necesarios para ampliar la familia. Comienza la época de construcción de los nidos que verán nacer a una nueva generación de polluelos. Aunque la mayoría de las aves no reutilizan su pequeño hogar, sí hay otras como la golondrina que tienden a regresar año tras año a su antiguo nido para una nueva puesta. Éstos son fácilmente reconocibles por tener una forma redondeada, la cual nos recuerda a una gran copa, y encontrarse en los aleros de los tejados, usualmente colindando los unos con los otros.

Una estampa jovial que, sin embargo, puede verse mermada a causa de la crudeza con la cual la naturaleza y, en muchas ocasiones, el propio ser humano, trata a estos pequeños seres (muchos recordaréis el video que un ciudadano grabó a una mujer destrozando nidos de golondrina) , convirtiendo en habitual que podamos encontrarnos polluelos caídos de sus nidos. Y es aquí cuando empieza el gran dilema. ¿Qué hago? ¿Lo recojo? ¿Lo dejo donde lo he visto? ¿Lo traslado a un lugar más seguro, dónde no pueda ser fácilmente accesible a pisadas humanas o a depredadores como los gatos? Para dar respuesta a estas incógnitas, es conveniente observar a ese pequeñín que nos acabamos de encontrar.

CASO NÚMERO 1: El pollo pertenece a una especie de ave de pequeño tamaño, como un gorrión, verderón, petirrojo, golondrina, colirrojo, lavandera, etc. Si vemos que tiene muy pocas plumas y apenas es capaz de revolotear o caminar, es conveniente encontrar el nido del cual procede, pues aún necesita pasar más tiempo en el mismo. Si la suerte está de nuestro lado y es accesible, lo mejor que podemos hacer es dejar el polluelo en el ya mencionado nido. Pero no siempre es tan sencillo, pues en la mayoría de las ocasiones se encuentran en lo alto de las copas de los árboles, lugar de muy difícil acceso para los humanos, por suerte o por desgracia, y esto nos lleva de nuevo al punto de partida, volviendo a plantearnos las mismas incógnitas anteriores. Lo más adecuado, en un principio, sería observar a nuestro alrededor. Es posible que los padres se hallen cerca y podamos divisar su vuelo. Si el polluelo se encuentra en un lugar en el que corra serios peligros, como puede ser el suelo o la carretera, lo recogeremos y lo dejaremos en un sitio cercano a donde nos lo hemos encontrado que sea de difícil acceso a depredadores, como la rama de un árbol. Nos alejamos durante una o dos horas y volvemos, siempre con sumo cuidado, pues la presencia humana puede asustarles y alejarles del lugar, para comprobar si los padres lo han localizado, acudiendo asiduamente para verificar que está siendo alimentado. Pero también puede ocurrir que, por múltiples razones, como que haya sido expulsado del nido o sea huérfano, no esté siendo atendido por sus progenitores. En tal situación, dejarlo a su suerte es condenarlo a una muerte segura, pues aún no se vale por sí mismo y lo más probable es que acabe pereciendo de inanición o convertido en el suculento bocado de un depredador, como la urraca. Si ese es el caso en el que te encuentras, lo más apropiado es que des aviso al centro de recuperación más cercano. (Al final de éste artículo podrás encontrar un listado de estos centros por Provincia), teniendo presente que, desgraciadamente, no todas las aves son bienvenidas en estos lugares, lo cual trataremos más adelante. Otra opción, menos recomendable pero mucho más preferible a dejarlo abandonado, es la adopción. Los pollos son extremadamente delicados y, según la clase de ave que tengamos en nuestras manos, pueden requerir unos cuidados u otros. Lo primero que debes proporcionarle es calor. Estos pequeños seres necesitan mantener su temperatura corporal, pues hasta que no transcurre una semana no comienzan a regularla por ellos mismos. Tómalo entre tus manos con suavidad y acércalo a tu propio cuerpo, con el fin de proporcionarle ese calor que tanto necesita. Ha llegado un bebé a nuestro hogar. ¿Cómo consigo que sobreviva? Tienes una vida que depende íntegramente de ti. Si has decidido encargarte de él, debes ser responsable y dedicarle todo el tiempo que necesite para que pueda salir adelante. Al llegar a casa, debes construir tú mism@ su nido, colocando papel de cocina en un cuenco, y éste en una caja. Para mantener el calor, puedes colocar bajo la caja una manta eléctrica, controlando cuidadosamente que la temperatura sea moderada, o unas bolsas de agua caliente, pudiendo ser sustituidas por botellas en caso de que carezcas de dichas bolsas. Si quieres que el pollo comience a adaptarse a los cambios día/noche, puedes utilizar este método durante la noche y, por el día, optar por colocar una bombilla de 60 watios sobre la caja, siempre tapada, o de lo contrario podrías provocar ceguera en el animal. Nunca utilizar los dos métodos a la vez, pues un exceso de calor podría asfixiarlo. Es importante que no eleves la temperatura bruscamente, sino poco a poco. El agua, hasta que no desarrolle sus plumas, y pueda beber por sí solo, ha de ir incluida en la propia comida que le suministres, pues si se la colocas en un balde puede provocar que se precipite dentro del mismo y se enfríe. La fuente de calor debe encontrarse en un extremo, dando opción al pollo a acercarse cuando él mismo lo necesite. Una vez que comience a avanzar en su desarrollo y, por lo tanto, a dar sus primeros aleteos, puedes ampliar su espacio. Nunca lo encierres en una jaula común para pájaros, podría estropear su plumaje al tratar de colarse entre los barrotes. Es sumamente importante que se encuentre en un lugar tranquilo. El estrés puede resultar fatal para los pájaros, más aún para los polluelos. Ahora que ya tenemos alojado a nuestro nuevo inquilino, vamos a hablar de la segunda parte, fundamental también para conseguir un desarrollo adecuado. Hago referencia, como no, a la alimentación.

INGREDIENTES PARA UN PLATO “GOURMET” (a elegir entre uno de estos tres):

-Pienso seco para cachorritos de perro.

-Pienso seco para gatos.

-Pasta para aves insectívoras.

MODO DE PREPARACIÓN:

Preparar una pasta vertiéndolo en una taza, hasta llenarla a un tercio. Echar agua caliente, añadir tres o cuatro gotas de complejo vitamínico para aves y media cucharada de cáscara de huevo molida. Si tu pollito es insectívoro (se alimenta de insectos), añade dos cucharadas de dos de los ingredientes siguientes: potito de ternera para bebés, huevo duro, ternera cruda triturada o hígado crudo triturado. Si por el contrario es granívoro, las cucharadas deberán ser de dos de estos ingredientes: harina de avena, harina de maíz, manzana triturada, pipas de girasol molidas, germen de trigo, papilla de cereales con proteínas o huevo duro. En el caso de que no sepas si tu pequeñín es insectívoro o granívoro, elige la dieta para insectívoros. Durante la primera etapa, aliméntalo agarrando pequeñas cantidades del preparado con unas pinzas. Si el pollo no abre el pico, debes hacerlo tú con muchísimo cuidado. Humedece la comida para que la digiera mejor. La frecuencia con la que debes darle de comer es de media hora (por la noche no), con tres o cuatro tomas de cada vez, pudiendo ir espaciándolas poco a poco hasta llegar a una hora. Limpia los restos de comida que puedan quedar adheridos a su pico, para que no se acumulen.

IMPORTANTE:

Nunca alimentes a tu polluelo con leche o pan. Es fatal para su sistema digestivo. Una vez que el pollo va desarrollándose, debe aprender a alimentarse por sí mismo. Un buen método es dejar la comida esparcida por el suelo para que le vaya picoteando. Para acostumbrarlo a cazar, aunque pueda resultar un tanto escatológico, puedes colocar una fruta podre en un rincón de la caja. Esto generará una pequeña nube de moscas y mosquitos, de las cuales el pajarito puede alimentarse. Para finalizar la etapa de desarrollo, hemos de tener en cuenta que , al igual que los humanos, los animales también necesitan ejercitarse, y en el caso de nuestro amiguito, es importante con el propósito de poder devolverle la libertad cuando sea el momento. Debe comenzar aproximadamente diez días antes de la suelta, en un lugar lo suficientemente amplio para que pueda dar sus primeros aleteos. Puesto que se necesita espacio (mínimo una jaula de dos metros de alto por dos metros de ancho, con diferentes posaderos y ramas y un sitio en el que cobijarse), y no todo el mundo dispone del mismo, podemos llevarle a un centro de recuperación. En caso de que puedas proporcionarle ese espacio, y hayas conseguido que ejercite sus alas lo suficiente como para que pueda emprender el vuelo, ha llegado el momento más emotivo, pero necesario para que nuestro amigo pueda alcanzar la felicidad: la liberación. Agridulce adiós.

IMPORTANTE: Si no ha aprendido a comer por sí mismo, nunca lo liberes. Es importante que el ave no esté con nosotros más de un mes, o verá muy mermada su capacidad de sobrevivir por sí mismo una vez que procedas a su liberación. Por un lado, vas a sentir una gran tristeza por tener que decirle adiós a ese ser por el que probablemente ya sientas un gran cariño, pero a la vez la satisfacción de saber que has salvado una vida te acompañará para siempre. Es conveniente que su liberación se realice en el mismo lugar en el que lo has encontrado. De no ser posible, elige un lugar provisto de recursos alimenticios, dónde habiten más aves de su misma clase y lo más carente posible de cualquier tipo de peligro con el que pueda ver amenazada su integridad. Lleva al ave en una cajita (con agujeritos para que pueda respirar, por supuesto), a través de la cual pueda ver el exterior, y déjala durante una hora para que se acostumbre al que va a ser su nuevo hábitat. Transcurrido este tiempo, puedes proceder a su apertura, alejándote lo suficiente para no ser interceptad@ por el ave. Los primeros días deberás acercarte al lugar y proporcionarle alimento, pues hasta que se acostumbre a conseguirlo por sí misma puedes serle de gran necesidad.

CONSEJO: A poder ser, elige la primera hora de la mañana de un día caluroso para su liberación. ¡A volar!

CASO NÚMERO 2: Tu polluelo es un pichón de paloma. La paloma es un ave extremadamente inteligente y leal. Fue utilizada como mensajera durante la primera guerra mundial. Cher ami, la pequeña heroína, una Columba livia hembra, se ganó una muy merecida fama después de haber ayudado a la salvación del batallón perdido de la 77 división en el año 1918. Y ahora somos nosotros, los humanos, los que hemos decidido declararle la guerra al símbolo de la paz. No hay motivo. Simplemente, está de moda, al igual que lo está la canción del verano o una prenda de Zara. El gran pecado que comete esta inocente ave es hacer de vientre. No importa que el ser humano provoque incendios forestales en su propio beneficio o para alimentar su retorcida mentalidad, o que vierta toneladas de basura al mar, convierta espacios protegidos en vertederos ilegales, deje sus desperdicios en medio de un monte con todos sus árboles en flor o transforme el hábitat de miles de animales en lugares lucrativos para el ser humano, pues lo realmente contaminante e insufrible es la caquita de una paloma. Podría extenderme mucho en estos temas, los cuales me traen de cabeza, pues cada día conecto mi Twitter y me encuentro con alguna atrocidad nueva. (De humanos a animales, jamás al revés), pero voy a centrarme en explicar cómo actuar en el caso que en estos momentos nos concierne, y es el saber cómo actuar si nos encontremos un pichón de paloma en serios apuros. El odio injustificado hacia nuestras amigas ha conseguido que sean consideradas plagas. El maquiavélico especismo del que está fabricada nuestra sociedad convierte en misión prácticamente imposible encontrar una asociación o refugio que se haga cargo de ellas, y los pocos que hay, como es el caso de “mis amigas las palomas” (Malp), están saturadas, por lo que debemos ser nosotros quienes dediquemos nuestro tiempo y esfuerzo en sacarlas adelante. Pero puedo asegurar que vale la pena. Con tan sólo un par de semanas de dedicación podrás salvar una vida. Los pichones en el suelo no suelen sobrevivir. Podemos observar si vemos el nido, al igual que con el resto de polluelos, para depositarlo de nuevo en el mismo. De no ser así, recogerlos es primordial para su supervivencia, y conseguir sacarlo adelante producirá en nosotros una satisfacción difícil de describir con palabras. Una consulta al veterinario también puede ser conveniente. Él puede chequear la salud del animalito y proporcionarnos consejos. A poder ser, busca un veterinario que atienda exóticos. No es la primera vez que acudimos a una clínica común y, aunque pueda parecer sorprendente, nos dicen que no entienden de aves.

¿Cómo acomodar a nuestra nueva inquilina? Lo primero que debemos hacer es proveer a nuestro pichón de un lugar cómodo, seguro y calentito, con agua y comida, evitando su reclusión en jaulas. Por ejemplo, una caja de cartón forrada con alguna hoja de periódico, y dar a una manta forma de taza para que se sienta confortable. Como complemento, una malla puede ser útil para que pose sus patitas y las mantenga unidas, previniendo de esta forma posibles deformidades. El lugar ha de ser tranquilo, sin corrientes de aire y evitando que la luz solar incida directamente. Tampoco deben estar expuestas a una fuente de calor, como radiadores. Lo que sí debemos poner es una botella con agua calentita cubierta por un calcetín o similar, que le aportará la temperatura idónea. Segundo, dispondremos en nuestra despensa de comida adecuada para alimentar al nuevo miembro de la familia. Los más pequeñitos, de menos de un mes, pueden ser cuidados con papillas para bebés humanos o para loritos, sin olvidarnos de las vitaminas y minerales. Una vez que ya sobrepasan los treinta días, y hasta que cumplan dos meses, puedes llenar su buche con alpiste y maíz molido, y para los que superan esta edad, será todo un manjar el grano, de cualquier tipo. En mi caso particular, a las palomas ya adultas que viven en mi zona las alimento con granitos de comida para canarios. ¡No dejan ni uno! Si nuestro pichón sea recién nacido, lo ideal sería adquirir pasta alimenticia para psitácidas (dejo un enlace al final del artículo donde se puede adquirir, entre otros lugares), bastante diluida.

Comenzaremos a espesar el menú a partir de los diez días de vida de nuestra paloma, en el caso de que la hayamos recogido recién nacida. Debe estar templada. Nunca fría ni demasiado caliente. De modo urgente podemos hacer una mezcla de papilla de bebé con agua, para “salir del paso” antes de adquirir nuestra pasta alimenticia para psitácidas. Una buena forma de alimentar a estos pichones bebé es con un biberón, introduciendo la papilla en el mismo y cortando la punta de la “tetina” para poder introducir el piquito de la paloma. Al finalizar, limpiar su pico y sus orificios nasales. Otro modo es con jeringuilla y sonda, pero esto puede resultar más complicado si no somos expertos. Los garbanzos cocidos partidos en dos mitades y los guisantes son una excepcional fuente de proteina y, además, al estar hidratados hidratarán al pequeño. Hasta que coma por sí mismo debemos abrir su pico e introducíserlos. Durante las tomas, comprobaremos su buche para saber si éste ya se ha llenado. Hay que tener sumo cuidado, pues si sobrealimentamos a nuestro pichón puede sufrir serios daños. En estos vídeos puedes ver detalladamente cómo proceder.

¿Cómo saber la edad del pichón?

– Cuando vemos que una paloma está provista de varios mechoncitos amarillos por todo su cuerpo, pero principalmente en la cabeza, podemos afirmar que se trata de un pichón de menos de tres semanas.

-Si tiene muchos mechones amarillos es que ha nacido con una semana de antelación.

¡Ojo! ¿¡Qué no debes hacer nunca!?

-No lo alimentes con leche. Es muy dañina para el aparato digestivo de las aves.

-Nunca utilizar sustrato de roedores o arena para gatos como “cama” para el pichón.

CASO NÚMERO 3: una pequeña gallinita entre nosotros. En el caso de tener un pollito de gallina, nos encontramos con que de nuevo el calor es fundamental para estos pequeños, pero debe provenir desde arriba, con bombillas de luz roja o infrarrojos. Observaremos cómo se encuentra nuestro pollito. Si se sitúa en las paredes de la caja o abre la boca con frecuencia, es que tiene demasiado calor. Si por el contrario está siempre bajo la bombilla o pía a menudo, puede ser que necesites situar el foco de calor más abajo, o darle más potencia. A medida que va creciendo, podemos apagar las bombillas en las horas centrales del día, pero nunca durante el invierno. Para la alimentación podemos elegir pienso de arranque o especial para pollitos. Si es muy pequeñito, puedes dejárselo en un comedero, y desperdigar granitos también en el suelo, para que los vaya picoteando. A medida que va desarrollándose, optaremos por el pienso más acorde a su edad. El agua estará siempre a su disposición (nunca privar al pollito de agua), y la mantendremos alejada de la fuente de calor, cambiándosela al menos una vez al día.

CASO NÚMERO 4: me acabo de encontrar un pollo de gaviota. El caso de las gaviotas es muy similar al de las palomas. De nuevo el especismo se cierne sobre estas hermosas e inteligentes aves marinas, con lo cual si te encuentras un polluelo de este pájaro tan común en nuestras ciudades no es recomendable pedir ayuda a un centro de recuperación, pues en el mejor de los casos se negarán a acogerla, y en el peor, lo harán para posteriormente sacrificarla. Es entonces cuando sientes que miles de dudas se ciernen sobre ti. Vamos a intentar atajar algunas de las principales:

-¿Pollito en apuros? Lo primero es averiguar si sus padres están cerca y devolverlo con ellos. Quizá en el caso de las gaviotas sea más sencillo identificarlos, pues suelen chillar de modo amenazante al acercarnos a él.

-Lo segundo que deberíamos verificar es que se encuentra en un lugar seguro. Esto es, fuera del alcance de depredadores, humanos y vehículos. De no ser así, es entonces cuando debemos intervenir. Si tiene menos de un mes de vida su recogida no será problemática. De lo contrario, sería conveniente atraparla con una toalla, para evitar picotazos indeseados, y lo mismo si ya es adulta.

Gaviotas juveniles: Son del mismo tamaño que las adultas, pero sus plumas son de color gris oscuro. Le pondremos un recipiente con agua y una decena de boquerones. Si no come por sí sola, procederemos a alimentarla de forma manual, introduciéndole pequeños pedazos de pescado en el pico, en el caso de carecer de sonda. Acudir al veterinario si no vemos mejoría en doce horas.

-Gaviotas bebés/adultos enfermos: Los bebés son de color gris con motitas negras y un tamaño muy inferior al de las juveniles y adultas. Si no come por sí misma, hay que sondarla, lo cual es un proceso que debe ser realizado con sumo cuidado, pues poseen una especie de “válvula” en la garganta, y hay que insertar el tubo justo después de la misma. La longitud de la sonda será de siete dedos aproximadamente, y se le darán cuatro tomas al día, de veinte o treinta mililitros cada una, de puré de pescado o puré para gatos con huevo. En el caso de no saber cómo sacar adelante a estos animales o sospechar que posee alguna enfermedad, sería conveniente llevarla a un veterinario, a poder ser especializado en exóticos, pues los veterinarios comunes no suelen poseer conocimientos demasiado amplios sobre este tipo de fauna. Tenerla en casa hasta que se valga por sí misma o se recupere es sencillo. Bastará con una bañera, puesto que son aves acuáticas, un recipiente con pescado fresco y agua, además de limpiarlas con frecuencia. Por favor, en cuanto esté preparada, debe ser liberada. Si es posible, en el mismo lugar en el que fue encontrada. De no ser así, cerca del mar y donde habiten más gaviotas. No es un animal que pueda pasar su vida entera en cautividad.

CASO NÚMERO 5: Mi pollito es un “ave vip” Más complicado, pero no por ello imposible, es encontrarnos un polluelo de alguna especie de ave rapaz, como son los halcones, águilas, lechuzas, búhos, mochuelos, cernícalos… En este caso la solución es más sencilla. Tan sólo una llamada a un centro de recuperación será necesario para salvar la vida de ese pequeñín en apuros. Este tipo de aves, las que he decidido denominar como “VIP”, al contrario que las palomas o gaviotas, son aceptadas sin problema en cualquier centro de recuperación de aves, por ser protegidas.

Estas páginas y/o grupos os serán de gran utilidad:

SOS Vencejos

REEXZA aves y exóticos

Crias de Gorrion y + Bichitos del Monton

Tal y como había prometido al inicio de este artículo, procedo a facilitar los números de teléfono de estos centros de recuperación, repartidos por todo el territorio español. Recordad que no todos funcionan igual de bien y que hay especies que seguramente no os las recojan o sean sacrificadas.

Centro de Recuperación de fauna de ÁLAVA Mártioda Tel: 945 248 515/ 635 749 381 E-mail: centromartioda@parques.araba.eus

Centro de Recuperación de fauna de ALBACETE C. R. de Albacete Carretera de Ayora, Km 2 Albacete Tel: 967 520 062

Centro de Recuperación de fauna de ALICANTE C. R. de de Santa Faç Ctra Alacant-València km 86,4 Prolongación C/Alberola S/N 03559 Santa Faç (Alacant) Teléfonos: 965 93 80 85 / 630 96 69 89 E-mail: centre_santafaz@gva.es

Centros de Recuperación de fauna de ALMERÍA C. R. de Fauna de Almohalla

Centro residencial Oliveros; Bloque singular 2ª Pl 04071 Almería Tel: 950 251 212

Centro veterinario y de recuperación de especies “EQUINAC” Pje. Las Piezas s/n 04200 – Tabernas Tel: 950 369 331 / 650 690 206 E-mail: equinac73@hotmail.com

Centros de Recuperación de fauna de ASTURIAS FAPAS Centro de Acogida de Fauna La Pereda 33509 – Llanes Tel: 985 401 264

SERVICIO DE VIGILANCIA Y CONTROL DE LA BIODIVERSIDAD Carretera de Espinaredo, s/n, Infiesto – Piloña 985105500 extensión 13704

Centro de Recuperación de fauna de ÁVILA C.R. de Fauna de Ávila Vivero Forestal El Álamo. Calzada de Niharra s/n 05191 Ávila Tel: 920 35 50 01 Fax: 920 208 296

Centros de Recuperación de fauna de BADA (Badajoz) Centro de Cría de Cernícalo Primilla de DEMA 06200-Almendralejo (Badajoz) Tel: 924 671 752 / 678 244 414

C. R. de Fauna de AMUS C/ Carmen s/n Finca las minas s/n 06220 Villafranca de los Barros Tel: 924124051. 647719116/7 E-mail: amus100@hotmail.com

C. R. de Fauna “Sierra Grande” de ADENEX Reserva Biológica Sierra Grande 06228 – Hornachos Tel: 924 371 202

Centros de Recuperación de fauna de BARCELONA

Centre de Fauna Marina CRAM Paseo de la Playa 28-30 08820 El Prat de Llobregat (Barcelona) Tel: 93 752 45 81 C.R.F.S.

Torreferrussa (Barcelona) Ctra. B-140 km 4,5 08037 Sta. Perpetua de Mogoda Barcelona Tel: 935 600 052

Modul de Recuperació de Fauna Autóctona E.B. de Can Balasc Camí de Can Balasc s/n 08017 Barcelona Tel: 935 879 512 / 935 879 513

Centro de Recuperación de fauna de BURGOS CRF de Burgos Vivero Los Guindales. Ctra. de Valladolid Km 3’5 09001 – Burgos Tel: 947 461 189 E-mail: alaaleol@jcyl.es

Centro de Recuperación de fauna de CÁCERES C.R. de Fauna Los Hornos Ctra. del Risco s/n, Apdo. 7 10181 Sierra de Fuentes Cáceres Tel: 927 220 504

Centros de Recuperación de fauna de CÁDIZ C.R.A.S. Zoo de Jerez Taxdirt s/n 11404 Jerez de la Frontera Cádiz Tel: 956 182 397 / 956 184 207 Fax: 956 311 586 E-mail: tecnicos.zoo@aytojerez.es

CREA Dunas de San Antón (Cádiz) Del. Prov. de Medio Ambiente de Cádiz Tel. 956 008 711 Camino de los enamorados s/n. Casa Forestal “Dunas de San Antón”. El Puerto de Santa María (Cádiz) Tel. 670.946.198

Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de CANTABRIA Barrio Obregón, 6A, 39690, Cantabria 942 56 49 44

Centros de Recuperación de fauna de CASTELLÓN C.R. de Fauna Fom del Vidre Ctra. La Sénia-Fredes s/n 12599 La Pobla de Benifassa, Castellón Tel: 964 242 500 / 964 358 857 /680 559 416 E-mail:centre_fornvidre@gva.es

Centro de Recuperación de fauna de CIUDAD REAL C. R. “El Chaparrillo” Carretera a Pozurna, Km 4 Ciudad Real Tel: 926 231 400

Centros de Recuperación de fauna de CÓRDOBA C. R. de Especies Protegidas Los Villares Avda. Gran Via Parque nº 26 Bajo 14071 Córdoba Tel: 957 001 300 / 670 947 901 Centros de Recuperación de fauna de CUENCA C. R. “El Ardal” Albendea 16812 Priego Cuenca Tel: 969 178 300

Centro de recuperación en LA CORUÑA C. R. de Fauna Silvestre de Santa Cruz Viveiro forestal Avda. Emilia Pardo Bazán s/n 15179 Santa Cruz de Lians-Oleiros La Coruña Tel: 981 626 241

Centros de Recuperación de fauna de GERONA

C. d´Acolliment i Recuperació de la Fauna Autóctona (CARFA) P.N. de los Aiguamols de l´Empordá; Mas El Cortalet 17486 Castelo d´Empuries Gerona Tel: 972 454 222 / 972 454 474

Centros de Recuperación de fauna de GRANADA

C. R. de Fauna de El Blamqueo Ctra. antigua de Sierra Nevada km 7 18191 Pinos Genil Granada Tel: 958 026 300 / 958 026 310

Centros de Recuperación de fauna de GUADALAJARA CRF de Guadalajara Mini-zoo municipal Tel: 949 210 959

Centros de Recuperación de fauna de GUIPÚZCOA C.R. de Fauna de Donosti Casa Arrano-Etxea; Camino Agiti, 2-1; Barrio Igueld 20008 – San Sebastián Centros de Recuperación de fauna de

HUELVA C. R. de Fauna El Acebuche P.N. Doñana 21760 Matalascañas Huelva Tel: 959 506 170 / 959 448 576 E-mail: ppereira@arrakis.es

Centros de Recuperación de fauna de JAÉN C. R. de Fauna de Quiebrajano Avda. de Andalucia nº 79 23071 Jaén Tel: 953 223 150 / 953 223 154 / 953 223 158

Centros de Recuperación de fauna de LA RIOJA C.R. de Fauna Silvestre “La Fombera” Ctra. de Zaragoza km 1,3 Varea 26006 Logroño La Rioja Tel: 941 260 405 / 699 982 277

Centros de Recuperación de fauna de LEÓN

Centro de Valsemana 24152 Lugán León Tel: 987 712 089

Centros de Recuperación de fauna de LÉRIDA

C. R. de Fauna de Valcalent Partida de Vallcalent nº 63 25199 Lérida Tel: 973 267 990

Centros de Recuperación de fauna de LUGO

Centro de Recuperación de Fauna “O Veral” Ctra. Estrada de Friol. Factoría O Veral s/n 27231 Lugo Tel: 982 207 705

Centros de Recuperación de fauna de MADRID

Centro de Recuperación de especies protegidas de la C. Madrid Ctra. de Buitrago a Mangirón, Km 1,5 28730 Buitrago de Lozoya Madrid Tel: 918 680 496

Centro de Recuperación de rapaces nocturnas Brinzal (Madrid) Albergue juvenil Richard Schirrman. Casa de Campo s/n 28011 Madrid Tel: 914 794 565 / 914 644 685

Centro de Recuperación de Fauna GREFA (Madrid) Apdo. Correos nº 11 28220 Majadahonda Madrid Tel: 916 387 550 Fax: 916 387 411

C.R.F. y Educación Ambiental de Navas del Rey Ayto. de Navas del Rey Plaza de España nº 12 Navas del Rey Tel: 918 650 002 (agente desarrollo local) E-mail: adl@navasdelrey.es

Centros de Recuperación de fauna de MÁLAGA

C. R. de Fauna Pecho Venus C/ Maurio Moro nº 2, 3º 29006 – Málaga Tel: 951 040 058

Centros de Recuperación de fauna de MURCIA

C.R. de Fauna El Valle Parque Natural El Valle 30150 La Alberca Murcia Tel: 968 844 907

Centros de Recuperación de fauna de NAVARRA

C.R. de Fauna Silvestre de Ilundain Dir. Gral. de Medio Ambiente C/ Yanguas y Miranda, 27, 1º 31002 – Pamplona Tel: 629 461 978 / 699927382 E-mail: ecastiea@cfnavarra.es

C.R. de Fauna de Gurelur (Navarra) C/ Manuel de Falla nº 8 31005 Pamplona Navarra Tel: 948 151 077 / 606 980 068

Centros de Recuperación de fauna de ORENSE

C. R. de Fauna do Rodicio. Serv. prov. de M. Ambiente Rúa do Progreso nº 181 entreplanta 32003 Orense Tel: 988 234 291 / 988 302 051

Centros de Recuperación de fauna de PALENCIA

C.R. de Fauna de Palencia Avda Casado de Alisal 27 34001 Palencia Tel: 979 715 515 / 979 715 573

Centros de Recuperación de fauna de PONTEVEDRA CREA Cotorredondo Lago de Castiñeiras s/n 36140 Figueirido Pontevedra Tel: 986 680 390 / 600 333 123 E-mail: esabrain@teleline.es

Centros de Recuperación de fauna de SALAMANCA C. de recepción de fauna “Las Dunas” Vivero forestal de Las Dunas 37193 Cabrerizos Salamanca Tel: 923 296 026

Centros de Recuperación de fauna de SEGOVIA C. R. de fauna “Los Lavaderos” Ctra de Arévalo, s/n 40196 Segovia Tel: 921 433 340

Centros de Recuperación de fauna de SEVILLA

Coordinación de la Red Nacional de CREAS

Servicios Centrales de la Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía) Avenida Manuel Siurot nº 50Edificio Sundhein 41013 – Sevilla

C. R. de fauna de Sevilla Vivero Forestal San Jerónimo; Ctra. San Jerónimo- La Rinconada km 4 41300 – San Jerónimo; Sevilla Tel: 670 94 15 92

Asesora Coordinación Técnica: Isabel Molina Prescott (Servicios Centrales de egmasa-Consejería de Medio Ambiente). C/ Johan G. Gutenberg s/n Isla de la Cartuja 41092 – Sevilla Tel: 670 945 437 // 955 044766 E-mail: imolina@egmasa.es

Centros de Recuperación de fauna de SORIA C.R. de Fauna de Soria Los Linajes 1 42003 Soria Tel: 975 231 312

Centros de Recuperación de fauna de TARRAGONA

C. R. de Fauna del P. N. Delta de l´Ebre Pza. 20 de Maig s/n 43580 Deltebre Tarragona Tel: 977 267 082

Centros de Recuperación de fauna de TERUEL

Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Teruel, (CRTE) Asociación “Caradria” Nicolás Ferrer-Bergua Leese Tel: 659153108

Centros de Recuperación de fauna de TOLEDO

C. de Estudios de Rapaces Ibéricas (CERI) Centro Regional 45671 Sevilleja de la Jara Toledo Tel: 925 455 004 E-mail: uholfeh@nexo.es

Centros de Recuperación de fauna de VALENCIA

Centre de Protecció i Estudi del Medi Natural Avda. Los Pinares 106 46012 El Saler Valencia Tel: 963 868 025 E-mail: centre_granja@gva.es

Centros de Recuperación de fauna de VALLADOLID

.R. de Fauna de Valladolid Cañada Real 222 47008 Valladolid Tel: 983 249 862

Centros de Recuperación de fauna de VIZCAYA

C.R. de Especies Silvestres de Gorliz Granja Foral C/ kukulu s/n 48630 – Gorliz Tel: 946 774 852

Centros de Recuperación de fauna de ZAMORA

C.R.F Camino de Villaralbo, s/n. 49159 Villaralbo (Zamora) Teléfono.: 618 735 088

Centros de Recuperación de fauna de ZARAGOZA

C.R. de Fauna Silvestre “La Alfranca” Finca de la Alfranca Pastriz (Zaragoza) Tel: 976 108 190 (L-S de 8 a 15 h.) Fax: 976 246 098 976 105 840 (CIAMA) Emergencias: 686 528 064

ISLAS CANARIAS Las Palmas de Gran Canaria

Ctra. del Centro (Frente a la Universidad de las Palmas de Gran Canaria) 35017 – Tafira Baja Teléfono: 928 35 19 70 Lanzarote Carr. de la Esperanza, 38206 San Cristóbal de La Laguna, Santa Cruz de Tenerife 922 44 57 77

BALEARES

Palma de Mallorca Servicio de Protección de Especies: C/ Gremi de Corredors, 10 (Polígon Son Rossinyol) – 07009 Palma Teléfono 971176586 – Fax 971176586

COFIB -Sede Mallorca: Carretera de Sineu, km 15.400 Santa Eugènia, 07142. Mallorca. Tel. 971 144 107 Tel. de emergencies: 607 554 055 Teléfono: 607 55 40 55

Menorca Pedrera de l’Alzina (Lithica) Camí Vell Km1 (903,12 km) 07760 Ciudadela 619 83 45 97

CEUTA

Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Ceuta Persona de contacto: Fco. Javier Martínez Medina OBIMASA

Consejería de Medio Ambiente, Ciudad de Ceuta Carretera de Benzú – García Aldave, s/n. 51003, CEUTA Tfno: 956 520104 Fax: 956 520103 FJMartinez@ceuta.inf

Fuentes:

www.misamigaslaspalomas.com

www.expertoanimal.com/cuidados-y-alimentacion-de-palomas-recien-nacidas23680.html

www.clubaventureros.org

www.celebrateurbanbirds.org

www.vidasilvestreiberica.org

Comida para psitácidas:

www.mismascotas.es/comida-para-pajaro/19871-papilla-nutripluspsitacidas.html?gclid=Cj0KCQiAh4jBRCsARIsAGeV12ARtmjp3zjmfcFBmbgdlXYoeK8TeDvIGXrWyeaAMlMTYQiAx4tEjAaAq8JEALw_wcB

Chelsea Rogers

Una vida entera creando y escribiendo historias, pues una aventura puede dar comienzo en cualquier lugar. La década de los 90 me vio nacer. Autora de “ALMA INVENCIBLE”, disponible en versión digital en AmazonComprometida con los derechos de los animales, he participado en campañas tales como: “yo estoy en contra del tiro al pichón”, y varios actos presenciales contra el maltrato animal. También soy una apasionada de los viajes, los cuales te permiten abrir tu mente sin igual, la música, que te transporta a paraísos extraordinarios, la moda y el maquillaje (arte sobre tu piel) Uno de los lemas con denominación de origen propia que siempre he aplicado en la vida es: “No dejes que nadie te cambie, pues al final terminarás siendo quién los demás quieren que seas, y no quién tú quieres ser realmente”