Todos los que amamos a los animales nos despertábamos con la buena noticia de que al fin el lobo estaría protegido legalmente frente a los fanáticos de la escopeta y la muerte, los cuales se escudan en los supuestos daños que este cánido salvaje causa a los animales domésticos para dar rienda suelta a sus ansias por demostrar una superioridad inexistente dando caza a estos seres que, antaño, han llegado a estar incluso en peligro de extinción. Pese a la reticencia del gobierno del Principado de Asturias, Galicia, Cantabria y Castilla-León, el lobo ibérico ha sido incluido en un Listado de Especies Silvestres en régimen de Protección total, y ya no será considerada cinegética.

Aunque no podemos obviar que es un paso hacia adelante, tampoco nos declaramos especialmente satisfechos, debido a los resquicios presentes, siendo el más alarmante el hecho de que podrán darles muerte en el caso de que haya zonas en las que certifiquen que están causando daños, lo cual es un arma de doble filo muy peligrosa, pues esto dará pie a los ganaderos a que culpen al lobo de cada pérdida que sufran. Hay que tener en cuenta que no siempre es este animal el que causa bajas en los rebaños pues, entre otros, son los llamados perros asilvestrados (esos que los humanos abandonan a su suerte), quienes tratando de sobrevivir por su cuenta, causan un buen porcentaje de esos ataques atribuidos al lobo.

Nosotros construimos ciudades para habitar, pero no nos basta, pues también tenemos que invadir su hábitat, quejarnos de que nos molestan y aniquilarlos. Y lo más irónico es que la solución, tal y como nos cuentan en el artículo que podréis leer en su totalidad al final de este texto, existe sin la necesidad de matar, simplemente dándole a los animales “de granja” la protección de unos perros mastines, que disuaden al lobo de inmediato, además de vallados y pastores.

A la alegría de que al menos una especie vaya a estar protegida (aunque no del todo viendo las lagunas a las que ya se ha hecho referencia), se une la más profunda tristeza al saber que la tórtola europea no correrá con la misma suerte. Esta majestuosa ave, en cuyos ojos corre la más nítida inocencia, no será incluida en el catálogo de especies vulnerables, pese a que su población ha caído en un 40%, debido a las presiones que ejercen los cazadores, cuya ansia por matar es tal que incluso han amenazado con recurrir a los tribunales si prohibían su caza, tal y como indica el partido animalista “Pacma” en su portal web. La buena noticia es que, al menos, por el momento su caza está suspendida.

¿Cuál es la realidad que desconocemos para que los gobiernos siempre accedan a las presiones de los fanáticos de la escopeta? Se adueñan de los montes, poniendo en peligro vidas humanas (todos los años mueren personas por disparos accidentales de escopeta mientras pasean tranquilamente disfrutando del aire puro de la montaña), arrebatan la vida a los animales salvajes y se toman fotos con sus cadáveres, tratando de hacernos ver su muerte como algo hermoso, tiñendo de sangre los bosques.

Continuamente, desde diferentes sectores y ámbitos, nos conciencian sobre el cambio climático y la contaminación, imponen aranceles medioambientales a la industria y nos insisten en la importancia del reciclaje, mientras nos encontramos vainas vacías de cartuchos que dejan en nuestras almas la huella del significado mortal que ello conlleva. A raíz precisamente de la contaminación que estos cartuchos de plomo provocan, el tiro olímpico es considerado riesgo ambiental en el año 2017, pero nada que decir sobre la caza, cuya mención brilla por su ausencia. A causa de la actual pandemia de Covid-19 nos confinan perimetralmente, pero sí está permitida la movilidad para los cazadores, porque ¿en qué van a ocupar su vida, si no es en quitársela a animales inocentes? ¿Qué está ocurriendo? ¿Cuál es el verdadero poder que se esconde tras los chalecos, las botas y la escopeta de caza? Es tiempo de reflexión…

Artículo sobre la mencionada convivencia entre el lobo y el hombre en el medio natural:
https://www.elcomercio.es/sociedad/ganaderos-lobo-podemos-20200211162341-ntrc.html

Más información: https://pacma.es/mas-cerca-de-la-proteccion-total-del-lobo-pero-todavia-podra-cazarse/

Chelsea Rogers

Una vida entera creando y escribiendo historias, pues una aventura puede dar comienzo en cualquier lugar. La década de los 90 me vio nacer. Autora de “ALMA INVENCIBLE”, disponible en versión digital en AmazonComprometida con los derechos de los animales, he participado en campañas tales como: “yo estoy en contra del tiro al pichón”, y varios actos presenciales contra el maltrato animal. También soy una apasionada de los viajes, los cuales te permiten abrir tu mente sin igual, la música, que te transporta a paraísos extraordinarios, la moda y el maquillaje (arte sobre tu piel) Uno de los lemas con denominación de origen propia que siempre he aplicado en la vida es: “No dejes que nadie te cambie, pues al final terminarás siendo quién los demás quieren que seas, y no quién tú quieres ser realmente”